Este té recibe el nombre de té blanco debido a que sus hojas están cubiertas de un vello blanco muy finito que le proporciona este color tan particular, se produce en la zona de Fujian de China y sólo se puede recoger durante unos días al año, justo cuando las hojas del té están brotando, se recogen únicamente los brotes más jóvenes, ésto hace que este tipo de té sea más escaso y por consecuencia su precio sea más elevado que el de otros tipos de té.
El té blanco, al tener una gran cantidad de polifenoles, es considerado uno de los tés más antioxidantes. Además, se cree que es el mejor para la piel. De esta forma, su consumo constante puede ayudar a combatir el envejecimiento del cutis y aportar propiedades notables para la piel.

El gran secreto de su efecto rejuvenecedor radica en el hecho de que es un té que no posee fermentación, lo cual hace posible que las propiedades curativas de las catequinas se mantengan intactas.
Existen unos estudios que se realizaron en la Universidad de Kingston, en Inglaterra, que terminaron por comprobar su eficacia para combatir las arrugas.
Este equipo de investigación indagó entre las propiedades de más de veinte plantas y hierbas, resultando el té blanco como el que mayor capacidad antienvejecimiento, terminó demostrando.
Este hecho puede llegar a ser de gran importancia. Al parecer, las propiedades del té blanco colaboran con la producción de elastina y de colágeno, dos de las proteínas estructurales más importantes.
“La elastina mantiene la elasticidad natural del cuerpo, que ayuda a los pulmones, las arterias, los ligamentos y la piel a funcionar de manera adecuada.
El colágeno, por su parte, es una proteína presente en los tejidos conectores, que es de gran importancia para la elasticidad de la piel.
Así es como el té blanco también ayuda a reparar los tejidos del cuerpo cuando sufren algún daño, y a frenar la flacidez de la piel”, señaló Declan Naughton, el director del estudio.
Además, de los ya citados beneficios, el té blanco también es útil para:
•Proteger la piel de los rayos ultravioletas.
•Ofrece una alta protección contra el efecto desgastante en la piel producido por los radicales libres