El embarazo comporta, por un lado, un aumento del volumen del útero, que obstaculiza el reflujo venoso, y, por el otro, un profundo cambio hormonal. Estos dos factores son los causantes de la hinchazón y de la pesadez de piernas, que pueden ocasionar trastornos circulatorios e incluso varices.

Este problema, que no depende ni de la edad ni de los kilos de más de la mujer, afecta por igual a las madres más jóvenes y delgadas.


En Sedatio tenemos la solución a partir del cuarto mes podrás venir a tratar tus piernas hinchadas con nosotros ya que nuestra preso terapia esta indicada para embarazadas.