Tratamiento originario del este de Asia hace mas de 2000 años, en China , donde Gua Sha significa raspar la piel o raspar la enfermedad de la piel. Es un método indoloro y forma parte de las técnicas de la medicina tradicional China.

La técnica consiste en el raspado de la piel con piedras lisas de jade verde, sobre los canales por donde circula la energía, ya que estos tienen vinculación desde la parte interna (vísceras) a unos pocos centímetros de la piel donde mora el wei chi (sistema inmune o energía defensiva) cuando la energía defensiva baja ingresan las noxas  (promotoras de las enfermedades) que ocasionan un daño y estancamiento energético, lo que afecta al equilibrio del cuerpo.

El Gua Sha facial difiere del método tradicional, en parte por que la piel de la cara es mucho más sensible y fina, por ello el Gua Sha como técnica en facial es mucho más  relajante y suave.

Los beneficios  de esta técnica es que ayudan a relajar la tensión muscular e incrementar el movimiento de los fluidos,incrementa la  la circulación sanguínea reduciendo así las arrugas  y bolsas teniendo un efecto lifting facial, realza la función metabólica e incrementa la función inmunológica, la persona experimenta de inmediato cambios en la rigidez, tersura de la piel, favoreciendo la oxigenación y la aportación de nutrientes a los tejidos.

Con una sola sesión se pueden apreciar la relajación de las durezas faciales. Sin embargo se necesitan mas sesiones de tratamiento para apreciar cambios en arrugas y ojeras. El Gua Sha facial no solamente ayuda a que el receptor se sienta mas radiante, también ayuda a prevenir derrames cerebrales, dolores de cabeza e hipertensión.