La chocolaterapia se basa en las propiedades beneficiosas del chocolate, rico en antioxidantes y en polifenoles que, entre otros, ayudan a combatir el envejecimiento y a hidratar y nutrir nuestra piel, combatiendo los radicales libres y a mejorando la circulación sanguínea, entre otros beneficios, lo cual lo ha convertido en una de los ingredientes estrella de las nuevas terapias y tratamientos reparadores.

La chocolaterapia consiste en aplicar masajes  corporales con la mezcla de chocolate sobre todo el cuerpo y dejarlo que actúe aplicando un suave masaje potenciando su efecto con calor envolviendo a la persona en una sabana de sudoración por unos 15, 20 minutos lo que nos reporta beneficios a nuestra salud y nos regala una sensación de bienestar y tranquilidad.

A continuación, una ducha revitalizante.

La aplicación de  chocolate ayuda a hidratar y a reducir los efectos del estrés y el envejecimiento (arrugas marcadas, por ejemplo). Aporta elasticidad a nuestra piel y hará que se muestre más tersa y suave.

Nada mejor para elevar el tono vital, mejorar nuestro humor y acabar con las tensiones acumuladas y el cansancio que envolver nuestro cuerpo en una capa de chocolate. Lo mejor de este tratamiento es que no solo embellece nuestra piel por fuera, también por dentro, gracias a sus propiedades reafirmantes y antioxidantes, lo que además convierte al chocolate en un aliado para eliminar estrías y para reducir la celulitis. Y por si no lo recordáis, el chocolate tiene una propiedad para muchos añadida, y es que es uno de los alimentos incluidos en la lista de afrodisíacos.