La retención de líquidos o edema, se produce cuando el agua se queda en tejidos acumulándose en el intersticio – donde no debe hacerlo, saliéndose del torrente sanguíneo hacia otros tejidos, como el tejido subcutáneo de la piel.
El sistema linfático es el encargado de drenar el líquido, pero cuando este sistema falla, se produce la retención de líquidos, generándose principalmente a nivel de los pies y las piernas, lo que produce dolor y sensación de pesadez en esas zonas. Las causas pueden ser variadas como problemas hormonales, vida sedentaria, dieta inadecuada, medicamentos como anticonceptivos, ansiolíticos, antidepresivos o corticoides.
¿Cómo eliminar la retención de líquidos?
Si tienes retención de líquidos lo primero que tienes que hacer es acudir con tu médico, para que te haga un chequeo y determine la causa. Seguramente te dará algunos remedios, como los diuréticos o algún tratamiento anticelulítico según qué la esté produciendo. Además puedes hacer algunas cosas por tu cuenta para sentirte mejor, como las siguientes:
Consume plantas medicinales diuréticas: muchas plantas pueden ser de gran ayuda para eliminar líquidos, como el perejil, el diente de león y el apio, castaño de indias.
Bebe mucha agua: aunque parezca extraño que si tienes retención de líquidos tomes más agua, el agua ayuda a tu cuerpo a realizar todos sus procesos normales, por lo que es necesario que la ingieras en grandes cantidades, para ayudar a tus riñones a trabajar.
Come alimentos para la retención de líquidos: existen muchos alimentos con efectos diuréticos (como la sandía, los tomates, la lechuga, pomelo, cebolla), que pueden ser de gran ayuda.
Consume poca sal: la sal puede ser perjudicial para tu salud al aumentar tu presión arterial e inducir a una mayor retención de líquidos, por lo que debes consumirla moderadamente.
Haz ejercicio: el ejercicio físico te ayudará a que tu organismo funcione mejor, al promover el funcionamiento de tu sistema cardiovascular, con lo que tus vasos sanguíneos se dilatan y los riñones pueden realizar su función de mejor manera.
Acaba las duchas con agua fría, empezando poco a poco por los pies y subiendo hacia las ingles.
Acude a tu esteticista de confianza para ayudar a eliminar la retención mediante tratamientos de drenaje linfático: presoterapias, técnicas de vaciaje junto a la utilización de principios activos produce la mejora del retorno de la linfa a sus centros colectores, generando un efecto antiedematoso, anticelulítico y modelador. Se recomienda realizarlo al menos una vez por semana.
Estos tratamientos te ayudaran a sentirte mas ligera ya que se reduce volumen y pesadez , aportando mas confianza en ti misma.